jueves 25 de abril de 2024 - Edición Nº1968

Actualidad | 13 mar 2023

Medioambiente

Unos 344 animales fueron asistidos por la fundación Mundo Marino

Es un 12,4% más que el año pasado. ¿Los casos?


Todos los años el Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino lleva a cabo un registro y análisis de las principales afecciones que presenta la fauna marina al momento de ser rescatada y asistida. Durante el año 2022, un total de 344 animales fueron asistidos, entre aves, mamíferos y reptiles marinos, 12,4% más que durante 2021. 

Del total, 250 animales fueron encontrados vivos y pudieron recibir algún tipo de asistencia veterinaria. De esos animales, 35 fueron avistados o requirieron asistencia en playa y 215 debieron ser ingresados al Centro de la Fundación para recibir tratamiento por diversas causas y afecciones. De los animales que necesitaron ingresar al centro de rehabilitación, 97 pudieron ser exitosamente tratados y reintroducidos al mar. Lamentablemente, 109 animales, en su mayoría aves marinas con graves afecciones como lesiones, cuadros de desnutrición y parálisis, no lograron sobrevivir. En tanto, del total de 344 animales registrados, 94 fueron encontrados sin vida durante las tareas de monitoreo de playas.

Respecto a estos últimos animales hallados sin vida, sigue siendo llamativo  el número de Delfines Franciscanas encontrados muertos (22). Incluso, sólo entre enero y febrero de este año (2023), aparecieron 40 franciscanas muertas durante las tareas de monitoreo de playa, casi el doble de las encontradas el año pasado”, advierte.

Por otra parte, como en años anteriores, se registró una gran ​ cantidad de los Lobos Marinos de Dos Pelos Sudamericano (Arctocephalus australis) y Pingüinos Magallánicos (Spheniscus magellanicus) con cuadros de desnutrición y deshidratación de distinta gravedad. En el caso del Lobo Marino de Dos Pelos, de 64 animales, 33 presentaron cuadros de ese tipo, mientras que en el caso del pingüino magallánico, de 113 animales, 72 presentaron esa afección.

Algo que preocupa a los rescatistas es la alta ocupación de las playas, especialmente en temporada de verano, generando presión sobre el hábitat natural de varias especies marinas. Muchos animales salen a la costa a descansar, pero especialmente en los casos de los pinnípedos la interacción con personas o perros, puede tornarse un factor importante de estrés. “Entre el 2022 y lo que va del 2023 contabilizamos alrededor de 19 casos de relocalización”, explicaron.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias