martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº2001

Actualidad | 21 may 2023

INTERNA FRENTE DE TODOS

Nuevas teorías bonaerenses: ¿un enroque entre Wado y Axel?

La usina de rumores trabaja sin descanso. El peronismo tiene que enamorar, pero los seductores no aparecen. Cristina sería la organizadora. A la espera del 25 de mayo.


Por: Ricardo Carossino

Nadie en el Frente de Todos sabe realmente que se puede hacer para ganar la elección de 2023. Los teóricos políticos trabajan a destajo, pero no parecen dar el en clavo. Y ahora todos oyen a la dos veces Presidenta de la Nación. ¿Cuál es el rumbo?

La respuesta fue una enorme incógnita y recayó sobre dos nombres centrales de la preferencia de Cristina Fernández de Kirchner: el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Muchos analistas apuestan a que Wado será ungido por CFK, porque según confiaron a Política del Sur, “Cristina quiere ser la que arme todo”, pero otra fuente del Frente de Todos, dijo que “A Wado no le daría la nafta para llegar a la segunda vuelta”.

Recordemos: Cristina supone que en esta elección lo importante es el piso en un escenario de tres tercios y lo aspiracional del oficialismo tiene que ser meterse en el ballotage. Para esa tarea, no faltan quienes admiten que sigue en carpeta la idea de Axel candidato presidencial, que si bien no ganaría en primera vuelta, su piso le permitiría estar compitiendo en noviembre.

Si esto sucediera (teoría contrafáctica), ¿quién ocuparía el lugar de Kicillof? ¿Quién podría transmitir que el peronismo bonaerense es confiable y sirve como resguardo económico en medio del temporal que provocaron las condiciones internacionales y el negacionismo de Alberto Fernández y la CGT a dar una suma fija para campear la tormenta inflacionaria?

Ahora, de la usina de rumores propios del kirchnerismo, surgió la idea de que Wado de Pedro podría ser el reemplazante de Kicillof. Dicen que Máximo Kirchner ya recibió algunos llamados desde Lomas de Zamora. Una fuente de la gobernación admitió que esto se está charlando (lo de Wado).

Pero lo más cercano a la realidad es que nadie sabe nada aún. O sea, nadie tiene la menor idea de lo que pasa por la cabeza de Cristina: “Si me apurás, te digo que ni Máximo lo sabe”, confió a PDSur, una fuente del peronismo de Avellaneda que tiene a un Jorge Ferraresi cercano a CFK.

Desde Provincia insisten en que Kicillof no quiere saber nada con ir a competir a la nacional y que con tal de conservar el territorio bonaerense está dispuesto a apoyar a quien sea: léase, Sergio Massa o Daniel Scioli.

Se mencionan estos dos nombres, porque un sector del FDT opina que se tiene que ir con un candidato moderado y que un discurso de polarización y enfrentamiento no sirve. Precisamente, la polarización es lo que Cristina no ve. Al contrario, por lo que no sería descabellado que la vicepresidenta esté pensando en un perfil de ese estilo.

De todos modos, y pensando en lo que puede llegar a decir el próximo 25 de mayo, tal vez recuerde Cristina que el ex presidente Néstor Kirchner, prefería ir del extremo al centro y no al revés para poder ampliar.

La cuestión de la ampliación tiene que ver con Massa. El ministro de Economía asegura que no es candidato, pero está en campaña. Basta oír la manera en que habla en términos políticos para entender que ya salió del modo financiero, como cuando rechaza las PASO (un ministro que no quiere competir). Massa quiere la suma del poder interno, al igual que en el momento de asumir la cartera económica.

Pero otras voces aseguran que las PASO permiten ampliar la representación electoral y que el FDT necesita eso, precisamente. Si CFK pidió enamorar, ¿cómo se hace sin ampliar? Scioli quiere competir y habrá PASO porque es ley. ¿Podrá haber un candidato de síntesis como quiere el titular del PJ bonaerense?

Por último, PASO o síntesis, el gran desafío del enamoramiento será poder diferenciarse del oficialismo del que los precandidatos forman parte porque la gente ya sabe sobre la deuda de Macri, la pandemia, la guerra y la sequía (que son razones reales de peso).

Tendrán que repasar historia los líderes del Frente de Todos: Eduardo Angeloz se diferenció de Raúl Alfonsín en 1989 y Eduardo Duhalde hizo lo mismo de Carlos Menem 10 años después. “Sí”, dirá usted que tiene memoria. Los dos perdieron.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias